Bebidas refrescantes para el verano IV: Sangría de sidra

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La bebida refrescante de esta semana en Placer al plato es una variación de la típica sangría. En este caso en vez de utilizar vino la elaboraremos con sidra. Como la sangría de vino, esta versión se sirve fría y es difícil resistirse a ella, especialmente en días calurosos del verano. Por la facilidad de su elaboración en grandes cantidades es perfecta para fiestas o celebraciones y os aseguro que será un éxito.

Sangría sidra terminada

La sangría es una bebida que puede variar mucho dependiendo del gusto del que la prepare. No debemos seguir las cantidades al pie de la letra, y hay que probar el sabor en cada paso, especialmente para corregir una vez hayamos añadido todos los ingredientes.

Otro elemento que podemos variar en esta receta son las frutas que añadiremos troceadas. En este caso, al ser sangría de sidra he añadido sólo manzanas, pero podemos usar también peras, naranjas, melocotones, plátano… No dudéis en probar nuevas frutas porque añadirán pequeñas variaciones de sabor y pueden ser muy agradables.

Por último, he utilizado zumo de naranja natural. Podéis usar de bote, pero el sabor no será tan bueno y probablemente le tengáis que añadir un poco de azúcar. Una variación de esta bebida consiste en cambiar la proporción de naranja por gaseosa de limón (si os gustan las bebidas ácidas).

Tiempo de elaboración: 15 minutos

Dificultad: Baja

Ingredientes (para aprox. 2 litros):

  • 1 botella de sidra (70 cl)
  • Naranjas para hacer 60-70 cl de zumo
  • 2 limones (si la gaseosa no sabe mucho a limón)
  • 3 manzanas
  • 20 cl de bebida gaseosa de limón
  • 10-20 cl de ron (u otro licor que os guste)

Elaboración paso a paso

  1. Lavamos y cortamos las manzanas en trocitos y las añadimos a la jarra. Podéis pelarlas, pero yo prefiero dejarlas con piel.
  2. Exprimimos las naranjas y los limones y vertemos el zumo en la jarra. Podemos colarlo aunque yo prefiero dejar la pulpa.
  3. Añadimos la sidra.
  4. Agregamos la bebida gaseosa y el ron y mezclamos bien todos los ingredientes. Si queremos que la sangría quede un poco gaseosa, debemos añadir ésta antes de servir y no en este momento, puesto que las burbujas no aguantarán tanto tiempo. Probamos y ajustamos el sabor añadiendo alguno de los ingredientes mencionados o un poco de azúcar si la preferimos más dulce. Metemos la jarra en el frigorífico y la dejamos enfriar al menos una hora.

A la mesa

Una vez saquemos la sangría del frigorífico podemos añadirle hielo si no la vamos a consumir rápidamente. Hay gente que prefiere no echar los trocitos de fruta en el vaso, yo prefiero encontrarme alguno de vez en cuando. En cualquier caso, no olvidéis comerlos porque son deliciosos cuando han absorbido todo el sabor de la sangría.

Por último, recordaros que ésta es una bebida alcohólica y por tanto hay que tener moderación, aunque estando fresca es difícil no terminarla en un día caluroso. ¿Habíais probado alguna vez esta sangría? ¿Conocéis alguna otra versión?

Archivado en Bebidas refrescantes, Limón, Manzana, Naranja, Ron, Sangría, Sidra, Verano
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion