Arándanos mucho más que una fruta llena de antioxidantes

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La fruta junto a la verdura forman parte de un grupo de alimentos muy importante y el que en numerosas ocasiones descuidamos. Por ello siempre os recomendaremos tomar fruta a diario y por supuesto os proponemos que aprovechéis los cambios de estaciones para comer alimentos de temporada. Esa es la razón por la que hoy os presentamos los arándonos, que podemos encontrar en estas fechas en nuestros mercados, ya que desde junio hasta diciembre estarán disponibles.

Varios arándanos en una cesta

Origen

El arándano es una baya silvestre que ya conocían los antiguos griegos y los romanos aunque es el el siglo XVI cuando encontramos referencias a este fruto en tratados de fitoterapia. Su origen se encuentra en el continente de Euro-asático, o lo que es lo mismo en Europa y Asia. Por lo que no es de extrañar que su uso se remonte a los inicios de la civilización.

Este fruto silvestre crece principalmente en zonas húmedas e incluso a grandes alturas, pudiendo encontrarlos a 1500 metros de altitud. Por ello es común encontrar variedades de arándanos adaptadas al bajo monte, que no encontraremos en altitudes menores.

Aunque de origen silvestre actualmente se cultivan en diversas zonas del planeta, destacando Chile, Australia, Italia y Holanda (principales proveedores del arándano en España). No obstante, también podemos encontrar cultivos dedicados al arándano en nuestro país como los de Asturias y Huelva.

Propiedades nutriconales

Composición por 100 gramos de porción comestible 
Calorías 30,1
Hidratos de carbono (g)6,9
Fibra (g)1,8
Potasio (mg)88
Magnesio (mg)0,5
Provitamina A (mcg)12
Vitamina C (mg)17
Vitamina E (mg)5
mcg = microgramos

Como ya hemos mencionado, el arándano es un fruto conocido ya en la historia antigua, por lo que no es de extrañar que tenga importantes características nutricionales que lo hicieran destacar. Por ejemplo, las que se destacan en los tratados de fitoterapia del siglo XVI encontrados, en los que se hace referencia al arándano para tratar cálculos de riñón. Y es que se ha demostrado que sus propiedades antibacterianas hacen a este fruto un perfecto aliado en la prevención de la cistitis o la infección de orina. Por ello se suele recomendar, a enfermos con estas afecciones, a tomar uno o dos vasos diarios de jugo de arándano.

Pero los arándamos esconden muchas más propiedades. Probablemente una de sus cualidades más desconocidas sean los beneficios para la vista. Debido a que esta baya es rica en flavonoides antocianinas, unos pigmentos que se encuentran en diversos frutos, disponen de una función antioxidante que ayuda en la reparación de lesiones que se producen en el interior del ojo debido a la actuación de diversos radicales libres y a los efectos producidos por los rayos del sol. Por ello, el consumo habitual del arándano puede ayudarnos a mejorar nuestra visión nocturna, ayudar a disminuir el astigmatismo o detener la degeneración ocular debido a las cataratas si se consume junto con complementos de vitamina E.

Debido a las propiedades gastroprotectivas (propiedades astringentes y antivomitivas), gracias a su contenido de ácido gálico, málico y quercitina, cuyas cualidades bacteriostáticas son capaces de detener el crecimiento de bacterias en nuestro aparato digestivo. Por lo que se utiliza en tratamientos contra dolencias digestivas como: diarrea, inflamaciones intestinales, malas digestiones y gastroenteritis.

El arándano esta tan lleno de propiedades positivas para nuestro organismo, que también nos trae beneficios circulatorios, cicatrizantes o tratamiento para el cuidado de la piel e incluso nos ayudan a perder peso. En relación a esto último entran en juego su bajo contenido en hidratos de carbono y su alto contenido en antioxidantes que nos ayudará a combatir la grasa, tal y como nos lo han explicado ya los compañeros de SportAdictos.

bold-arandonos

Cómo comprarlos y conservarlos

Cómo ya os hemos contado anteriormente en este artículo, los arándanos estan disponibles desde junio a diciembre, aunque cabe destacar que con la llegada del otoño los encontramos en su mejor momento para el consumo. No obstante elegir unos buenos arándanos no es una tarea complicada su tenemos en cuenta lo siguiente:

  • El color: Debemos fijarnos en su color, el cual a de ser brillante e intenso.
  • El tacto: Las mejores serán las que muestren un tacto firme y se encuentren secas. Si las encontramos blandas y húmedas nos durarán menos tiempo.
  • El olor: Se trata de un fruto muy aromático y al igual que el color, este tendrá que ser intenso y dulce.
  • Siempre maduros: A diferencia de otros frutos, debemos comprarlos siempre maduros, ya que solo madurarán en la planta.

Los arándanos duran aproximadamente hasta 5 a 6 semanas, en la nevera, desde su recolección en el caso de los arándanos rojos. En cambio los arándanos azules solo aguantan unos días en el frigorífico, por ello se suele recomendar congelar los si no se van a consumir inmediatamente.

Los arándanos congelados pueden aguantar hasta un año sin perder sus cualidades y para ello tenemos que seguir estos pasos:

  1. Lavar y eliminar tallos de los arándanos
  2. Secar con cuidado
  3. Disponer en una bandeja (solo una capa de arándanos) y meter en el congelador unas dos horas.
  4. Sacar del congelador y repartir en bolsas aptas para congelación, antes de volver a introducir en el congelador. Es recomendable meter estas bolsas a su vez en un tupperware para evitar que los arándanos sean golpeados, ya que es un fruto muy delicado.

Ahora conocéis un poco más lo que aporta esta fruta a nuestro organismo, por lo que os invito a introducirla en vuestra dieta. Ya sea incluyéndola en forma de batido o simplemente agregándola a un yogur. Esta aromática fruta nos aporta tanto que se merece un lugar permanente en nuestra despensa.

Archivado en Antioxidante, Arándanos, Fruta
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion