¿Cómo evaluar y saborear un buen vino sin morir en el intento?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Oler copa de vino

La degustación de un vino requiere de buenos sentidos, del gusto por las sensaciones nuevas y de un poco de apetito para poder apreciarlo de una mejor manera. Los sentidos son fundamentales, ya que ellos permiten identificar cuáles son los vinos clásicos y cuáles poseen más personalidad.

Consejos para degustar un vino

Corcho de vino

  1. Una vez que el mesero trae la botella a la mesa, lo destapa y entrega un corcho, por lo general, lo deja al lado de la persona que lo ha pedido. Este corcho no es para guardarlo de recuerdo, sino para olerlo y, aunque se siente el aroma a corcho, también se puede percibir si el vino está en buenas condiciones. Si el mesero te deja un corcho de plástico o de tapa a rosca, pues guárdalo de recuerdo porque no podrás oler nada.
  2. Por otro lado, es necesario prestar atención a la forma que tiene el corcho, esta debe ser uniforme, pues de esa manera se sabrá si la botella ha experimentado cambios de temperatura muy bruscos que puedan dañar no solo al corcho sino también al vino.
  3. ¿El corcho de árbol alcornoque está manchado? De ser así, es porque ha ingresado oxígeno a la botella y puede que el vino no esté en condiciones de ser degustado.
  4. Sostén la copa de vino por la base con tres dedos, no por el cuerpo, ya que de esta forma el vino puede calentarse y, eso alterará su temperatura.
  5. Observa el vino sobre un fondo blanco e inclinando la copa a 45 grados. Los vinos tintos violáceos son los más jóvenes, pues a medida que van envejeciendo adquieren un color cobrizo. Por su parte, los blancos con reflejos verdes o dorados son jóvenes, mientras que los ámbares o intensamente dorados son viejos.
  6. Primero huele el vino con la copa quieta y, posteriormente, gírala en círculos para diferenciar los olores y observar a trasluz si el vino forma lágrimas en la copa, pues eso indica que son ricos en glicerina y tienen un buen contenido alcohólico.
  7. Bebe de a poco y mantén el vino en la boca por unos momentos, pasándolo por la lengua y apretándolo contra el paladar. Lo dulce lo sentirás en la punta de la lengua mientras que sus sensaciones ácidas las notarás a los lados de la misma y las amargas en la parte posterior. El sabor amargo se debe a los taninos, unas sustancias en el vino que dejan la lengua áspera y los labios tirantes.
  8. Una vez que hayas apreciado los aromas y sabores del vino, trágalo y pon atención a las sensaciones que has recibido y la intensidad de estas, dado que un buen vino siempre deja un sabor agradable y duradero.

Identificación de los matices aromáticos

Cuando un aroma no se puede apreciar como, por ejemplo, vainilla, frambuesas, etcétera, puede que el vino cuente con un grupo de aromas como los siguientes que te contaré a continuación.

  • Aromas primarios: predominan las series minerales, especiadas, frutales, vegetales y florales.
  • Aromas secundarios: estos proceden de la conversión del azúcar en alcohol, o bien, de la fermentación maloláctica. Predominan las frutas, las notas vegetales, las flores y las especias.
  • Aromas bouquet: café, madera, frutales, florales, miel, chocolates, etcétera.

Si te ha gustado este post, dale un vistazo a las propiedades y beneficios del vino y compártelo en las redes sociales. ¡Anímate a realizar un curso de cata para conocer mucho más al respecto y prepara esta exquisita receta de roscos de vino.

Archivado en Vino, Vino tinto
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion