Magdalenas de manzana y nueces

Magdalenas de manzana y nueces

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Las magdalenas son uno de los dulces con más variaciones que conocemos. Tenemos una serie de ingredientes básicos y luego un mar de posibilidades añadiendo distintos sabores a este dulce que a todos gusta. En esta ocasión vamos a unir la frescura de la manzana y el toque crujiente que le aportan las nueces a esta receta, mezclando diferentes sabores en estos pequeños bocados. Así que coged el delantal y pongamos manos a la obra.

Tres magdalenas de manzana y nueces decoradas con chocolate

Según el diccionario de la Real Academia Española las magdalenas son un bollo pequeño presentado en moldes de papel rizado. Y sin duda estos pequeños bocados son la delicia de todos. El origen de su nombre se alude a Madeleine Paumier, una cocinera francesa a la que se atribuye su invención. Mucho tiempo ha pasado desde que la señora Paumier preparase por primera vez este dulce y por supuesto muchas variaciones han surgido con el tiempo, nosotros vamos a mostraros esta en la que la manzana y las nueces se unen para regalarnos algo dulce para la merienda.

Tiempo de elaboración: 1-1.30 h aprox. Dificultad: Media

Ingredientes:

  • 250 g de harina
  • 2 cucharitas de levadura
  • 125 g de azúcar
  • 1 manzana
  • 100 g de nueces troceadas
  • 1 huevo
  • 1 yogurt natural
  • Medio vaso de limón
  • Aceite
  • Aroma de vainilla

Elaboración paso a paso

  1. Pelamos y descorazonamos la manzana para luego trocearla en cuadraditos pequeños. Reservamos en un cuenco y le añadimos el zumo de limón.
  2. En un bol mezclamos la harina con la levadura y el azúcar. Batimos el huevo y se lo incorporamos junto con el yogurt, la manzana y las nueces. Lo mezclamos todo con una cuchara de madera.
  3. Una vez lista la mezcla, preparamos los moldes. Podemos untar mantequilla por todos los lados de los moldes o usar moldes de papel. Llenaremos cada molde unas tres cuartas partes y ya están listos para ir al horno.
  4. Cocemos en el horno entre 20-30 minutos a 180º, hasta que las veamos doradas por fuera. Entonces las sacaremos fuera del horno y dejamos enfriar.

A la mesa

Una vez tengamos horneadas las magdalenas y las hayamos dejado enfriar es el momento de preparar la presentación. Podemos presentarlas simplemente tal y como salen del horno, este bollito no necesita más para conquistar. No obstante si os apetece ser algo más creativos, podemos cortar unos trozos finos de manzana y colocarlos sobre cada una de ellas para adornarlas. Si complementamos esto con un poco de nata montada coloreada con colorante alimenticio, pondremos una nota de color que a los más pequeños de la casa les encanta. Como habréis visto en mi caso me he decidido por un toque de azúcar glas y un poco de chocolate fundido.

Lógicamente no nos vamos a comer todas las que hagamos de una sentada, por ello para conservarlas como el primer día os recomiendo guardarlas en una caja de metal, como en el que encontramos las galletas de mantequilla en el supermercado. Guardándolas en este recipiente se conservarán mejor que en cualquier otro y no se pondrán duras, aguantando una semana en perfectas condiciones. No os queda más que disfrutar degustándolas y luego no olvidéis regresar y contadnos que os han parecido.

¿Os gusta la combinación de la manzana con las nueces? ¿Os gusta más la receta básica de las magdalenas?

Archivado en Harina, Huevo, Limón, Magdalena, Manzana, Merienda, Nuez
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs