Albóndigas de garbanzos, otra forma de comer legumbre

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Las albóndigas es un plato que siempre tiene éxito, sin embargo la legumbre aunque se trata de un alimento muy beneficioso, no es tan bien recibido. Por ello un plato de albóndigas de garbanzos es una estupenda opción de comer legumbre de una forma diferente a la que acostumbramos y que gustará más a los pequeños de la casa. Una receta fácil de preparar que seguro sorprende a nuestros comensales.

Albóndigas de Garbanzos con Zanahorias

Las albóndigas de garbanzos no solo son una forma diferente de comer legumbre, también se trata de un plato ideal para vegetarianos. Los garbanzos son un alimento que se utiliza como base en muchos platos y que en la dieta vegetariana está muy presente. En esta ocasión son el ingrediente principal de la receta que os vamos a mostrar a continuación. Esta es una versión de una receta básica de albóndigas vegetarianas, en la que únicamente se usaban los garbanzos para hacer la masa. No obstante, hemos repasado la receta incorporando alguna verdura a la cocción de las legumbres lo cual enriquece aún más su sabor.

Tiempo de elaboración: 3-5 horas

Dificultad: Básica

Ingredientes

  • 250 g de Garbanzos
  • 1 Puerro
  • 3 Zanahorias medianas
  • 2 Patatas medianas
  • Pan rallado
  • 1 Huevo
  • Aceite
  • Sal

Elaboración paso a paso

  1. En un caldero grande ponemos a cocer el puerro, las zanahorias, y las papas a fuego medio y añadimos los garbanzos.
  2. Una vez esté todo cocido, escurrimos la mayor parte del caldo reservando el resto por si fuera necesario para añadirlo a la mezcla. Trituramos todos los ingredientes con la batidora hasta tener una masa homogénea.
  3. Tras triturar todo, incorporamos a la masa poco a poco el pan rallado ayudándonos de una cuchara de madera para mezclarlo.
  4. Una vez tengamos una masa homogénea y manejable, cuando empiece a despegarse de las paredes del bol donde lo mezclemos, con la ayuda de una cuchara comenzamos a realizar bolitas.
  5. Una vez tengamos las bolitas hechas, procederemos a pasarlas por huevo y harina. Este punto es muy importante pues si no lo realizáramos se romperían cuando fuéramos a freírlas.
  6. Por último freiremos en abundante aceite las albóndigas dándoles la vuelta para que queden doradas uniformemente. Colaremos de vez en cuando el aceite para que todas queden limpias sin restos de harina quemada de albóndigas anteriores.

A la mesa

Tras todos los pasos anteriores tendremos una estupenda fuente llena de albóndigas. Es conveniente que las acompañemos con una salsa, ya que estas serán algo más secas que las de carne. Se trata de un plato que llena bastante, por lo que por sí sólo funciona muy bien como plano. No obstante si queréis incorporar una guarnición podemos trocear una manzana y cocinarla a la plancha con sal y pimienta. De este modo seguiremos teniendo un plato vegetariano.

Por supuesto lo único que nos falta en este punto es sentarnos y disfrutar de este plato, que esperamos que sorprenda y haga a los que no son tan amigos de comer legumbre, que esto sea más agradable. ¿Conocíais este plato? ¿Tenéis alguna duda en su elaboración? ¿Ya habéis probado la receta y queréis compartir vuestra experiencia? Pues no lo dudéis y dejarnos a continuación vuestras opiniones.

Archivado en Albóndigas, Garbánzos, Puerros, Vegetariano, Zanahoria
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs