Hojaldritos marineros con huevo de codorniz, un entrante diferente

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Una comida especial comienza por unos interesantes aperitivos, por eso hoy os traemos estos aperitivos de hojaldre con huevo de codorniz que serán un aliado perfecto para cuando organicéis comidas en casa. Su simpleza lo convierte en un bocado que podemos preparar mientras terminamos un plano principal más elaborado. Así que listos, que esto ya empieza.

hojaldritos-huevo-codorniz

La receta que hoy preparamos tiene como ingrediente más destacado el huevo de codorniz. No se en vuestras cocinas pero en la mía no es un ingrediente muy habitual, sin embargo, sus propiedades hacen que lo valore como uno más en mi mesa. Ya os hablamos de las propiedades del huevo de gallina cuando vimos el truco para pelarlos, pero cuando nos paramos a ver las de este en particular descubrimos que aunque es más pequeño no es para nada menor su valor nutricional.

Se sabe que el valor nutricional del huevo de codorniz es tres o cuatro veces mayor que el de gallina. Además de esto, no se conocen alergias causadas por este y su consumo nos ayuda en la lucha contra muchas enfermedades. Este alimento refuerza nuestro sistema inmunológico, aumenta la actividad cerebral y estabiliza el sistema nervioso. Es tan beneficioso que en China se utiliza para ayudar a tratar diversas enfermedades como la tuberculosis, el asma o la diabetes.

Tiempo de elaboración: 1.30 horas Dificultad: Media

Ingredientes

  • 1 lámina de masa hojaldre (puede ser congelada o preparada por nosotros)
  • 8 huevos de codorniz (aproximadamente 2 por comensal)
  • 1 zanahoria mediana
  • 150 g de gambas grandes
  • 150 g de mejillones cocidos
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración paso a paso

  1. Picamos la zanahoria en laminas finas, para que luego se cocine bien con el resto de los ingredientes y no nos quede dura.
  2. Estiramos la masa de hojaldre, no debe ser demasiado gruesa ya que luego la cocinaremos en el horno y queremos que no crezca demasiado. Con la ayuda de un cortador de pasta cortamos en círculos la masa. Cómo vamos a usar de base el molde para las magdalenas, deberemos usar un cortador de pasta del tamaño de nuestro molde, para que cubra todo el hueco. Si no tenemos un accesorio de este tipo podemos coger un vaso o una taza para cortar con esta forma.
  3. Colocamos los círculos de masa de hojaldre dentro de un molde para magdalenas. Intentaremos que cubra bien todos los huecos, ya que la masa de hojaldre será la base que soporte el resto de los ingredientes.
  4. Una vez tengamos llenos los huecos necesarios para la cantidad que preparemos toca rellenar con los ingredientes. En primer lugar pondremos la zanahoria en la base de cada hojaldre.
  5. Sobre la zanahoria colocaremos una gamba y un mejillón cocido. Podemos hacerlos solo de uno de estos ingredientes dependiendo de lo grande que sean nuestros moldes. Si nuestros moldes fueran muy grandes podríamos poner más cantidad, dejando espacio suficiente para poner el huevo de codorniz.
  6. Con mucho cuidado cascamos los huevos de codorniz y los ponemos sobre cada hojaldrito. Ha de quedar por encima de cada uno de los ingredientes. Y salpimentamos al gusto.
  7. Con precaución de que nos se nos derrame, lo metemos al horno que previamente habremos calentado a 170º y lo dejamos cocinar una media hora aproximadamente, cuando veamos que el hojaldre se queda dorado.

A la mesa

Una vez pasado el tiempo de cocción en el horno ya tendremos nuestros hojaldritos listos para comer. Podremos servirlos calientes o tibios, de cualquier manera están riquísimos. A la hora de servirlos podemos añadirles un chorrito de aceite de oliva virgen extra y unas gotas de vinagre balsámico de Módena, para darle un toque especial.

Para presentarlo a nuestros comensales basta con que los llevemos en una bandeja y sorprendamos con un aperitivo diferente. Si preparáis varios entrantes, con que cada comensal tome uno será suficiente. En nuestro caso hemos utilizado un molde para mini magdalenas por lo que al tener un tamaño más reducido cada comensal se ha tomado dos. Preparándolos de esta forma, cada aperitivo es un bocado en el que se mezclan los diferentes sabores al mismo tiempo en nuestra boca.

¿Usáis habitualmente los huevos de codorniz? ¿Se os ocurren diferentes formas de preparar aperitivos similares? No dejéis de compartir con nosotros vuestras ideas y recetas, puede que las probemos y seáis los próximos protagonistas de Placer al plato.

Archivado en Gambas, Huevo de codorniz, Huevos, Mejillones, Zanahoria
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion