Receta de migas con uvas o huevo frito, un plato tradicional del medio rural

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El origen de las migas se relaciona con el Cús cús, pues era la forma en que los cristianos lo preparaban añadiéndoles cerdo para distinguirlo de la comida árabe o judía, los cuales no consumen a este animal. Son un plato muy típico en España, principalmente en la zonas centro y sur de la península ibérica.

Migas con uvas y huevo frito terminadas

Existen numerosas variedades, ya que al tratarse de un plato tradicional en cada región (o incluso casa) le aportan sus sabores propios. Lo mas común es encontrar junto al pan (ingrediente fundamental) panceta, chorizo, ajo e incluso pimiento, pero como ya os comentábamos esto dependerá muchas veces del gusto del que las prepare.

Originalmente esta receta servía como aprovechamiento del pan duro y como plato único en las jornadas de trabajo en el campo. Por ello es común que se las llame también migas de pastor, pues se trataba un alimento que se podía preparar fácilmente y alimentaba para toda una jornada.

En nuestro caso, no nos vamos a ir al campo para degustarlas aunque sabemos que en medio de la naturaleza hasta un simple bocadillo de jamón y queso sabe mejor. Vamos a tomarlas como plato único de una comida y vamos a acompañarlas con uvas para darle un toque dulce y otras con huevo frito para los que os encanta mezclarlo todo.

Dificultad: baja

Tiempo de elaboración: 2 horas

Raciones: 3- 4 personas

Ingredientes

  • 2 barras de pan duro
  • 75 g de chorizo
  • 75 g de panceta o bacon
  • 4-5 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • 1/2 racimo de uvas
  • 1 huevo (por comensal)

Elaboración paso a paso

  1. En primer lugar vamos a trabajar con el pan. Si el pan es del día anterior y aún es manejable, podemos picarlo en trocitos muy pequeños y reservar para humedecerlos más adelante. Pero si el pan que tenemos está demasiado duro para poder manejarlo con facilidad lo sumergiremos un poco en agua para que se ablande. No demasiado tiempo si no queremos pasarnos. Os recomiendo que lo cubráis con agua y lo dejéis así mientras preparáis el resto de los ingredientes, tras esto retiráis el agua, troceáis el pan y reservamos.

  2. Para preparar el resto de ingredientes que vamos a incorporar, empezaremos por pelar unos ajos. A continuación, vamos a picar la panceta en tiras pequeñas que se puedan comer de un bocado y también trocearemos el chorizo.

  3. En una cazuela grande ponemos a dorar los ajos con una cantidad generosa de aceite, ya que luego lo necesitaremos para cocinar las migas.

  4. Incorporamos la panceta y el chorizo y dejamos que se doren un poco a fuego medio. Dotaremos que el aceite se irá tiñendo de rojo por el chorizo, llegado a ese punto retiraremos tanto el ajo como el chorizo y la panceta, dejando el aceite resultante.

  5. Llega la hora de añadir el pan, para ello en la cazuela donde doramos los ingredientes anteriores incorporaremos el pan ya troceado o desmigajado. Si aún esta algo seco antes de ponerlo al fuego humedecerlo un poco añadiendo agua con la ayuda de una cucharilla y mezclando. Procurar que no os quede una pasta, porque si no será muy difícil lograr que queden las migas sueltas (os lo digo por experiencia). Lo pondremos a fuego lento dándole vueltas con una cuchara continuamente. La clave aquí es la paciencia, pues si ponéis el fuego muy alto se os quemará el fondo y no lograréis que quede el pan dorado por fuera y meloso por dentro. Este será el paso más largo de la receta, pero es fundamental para que os quede bien.

  6. Cuando notéis que las migas empiezas a estar sueltas le incorporamos la panceta, el chorizo y el ajo que habíamos retirado previamente y mezclamos bien. Tras un par de vueltas más ya estará listas para servir, así que las retiramos del fuego.

  7. Por último, lavamos las uvas he incorporamos unas cuantas a cada plato como podéis ver en las fotos. Si sois de los que las preferís con huevo, es este el momento de freírlo y lo incorporaremos en el plato sobre las migas.

A la mesa

Esta tradicional receta ya esta lista para disfrutarla. No es necesario una presentación muy elaborada, pues su sabor será lo que os conquistará. Eso sí, si empezasteis el año pensando en bajar de peso, esta receta no va a ser de ayuda para vuestro propósito, pero de vez en cuando podemos darnos una alegría.

Como siempre, os invito a ir probando con diferentes ingredientes y elegir vuestra versión favorita de las migas. Por ejemplo incorporando pimientos o cambiando las uvas por pera o melón. Pero sobre todo no dudéis en compartir con nosotros vuestra experiencia y dudas con este plato a continuación, esperamos vuestros comentarios.

Archivado en Ajo, Chorizo, Cocina tradicional, Frutas, Pan, Pan duro, Panceta, Plato único, Uvas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion