Costillas con tomillo y miel, el placer de la carne al horno

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La carne al horno parece que multiplica su sabor y además es mucho más saludable. Un plato que me encanta preparar al horno son las costillas con tomillo y miel. Entre otras razones porque es muy fácil de hacer y los ingredientes siempre solemos tenerlos por casa. Es un plato que gusta a todos y que siempre ha recibido muchos elogios por mis invitados a comer. ¿Queréis ver como las preparo?

Costillas al horno en plato con patatas al horno Usar el horno es algo que me encanta, pues simplemente es meterlo el tiempo correspondiente y sale un plato delicioso. No obstante, mi plato preferido al horno son las costillas. Podemos prepararlas de muchas formas, todo dependerá de con que las adobemos, en este caso las prepararemos con tomillo y miel. Para ello siempre es preferible prepararlas enteras, para que nos queden más jugosas por dentro.

Tiempo de elaboración: 1 – 1.30 h Dificultdad: Fácil

Ingredientes

  • 1-2 Costillares de cerdo
  • Tomate frito (al gusto)
  • Miel (al gusto)
  • Tomillo
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración paso a paso

  1. Ponemos las costillas enteras en una bandeja para horno y las salpimentamos por ambos lados. Podemos usar unas pinzas para voltear las costillas con facilidad.
  2. Con la ayuda de una brocha las pintamos con tomate frito, también por las dos caras. Deberemos ser generosos con las pinceladas de tomate frito, aproximadamente usaremos unas 4 cucharadas soperas para embadurnar bien las costillas.
  3. Es el momento de espolvorear el tomillo por todo el costillar. Pondremos una cantidad abundante sin dejarnos ningún rincón, para que cada parte de carne se impregne de su aroma. Si tenemos tomillo fresco el aroma será más intenso, por lo que tendremos que rectificar la cantidad ha añadir, si deseamos que lo sabores se mezclen sin destacar ninguno sobre otro.
  4. A continuación cubrimos las costillas con una fina capa de miel, que aportará un toque dulce a la carne.
  5. Por último, cocinaremos las costillas en el horno a 170º entre 30 o 45 minutos. Si el proceso vemos que la capa superior se va secando, podemos bañarla con el jugo que poco a poco irán soltando las costillas. Podemos aprovechar este mismo jugo reduciéndolo ligeramente para obtener una sabrosa salsa que podemos servir con las costillas.

A la mesa

Ahora que tenemos las costillas preparadas nos viene a la mente la guarnición que podría acompañar a este plato. Y si queremos aprovechar el tiempo en el horno de las costillas, podemos simplemente pelar unas patatas y cortarlas en rodajas. Las salpimentamos y en una rejilla para el horno las metemos junto a las costillas. De este modo, no sólo aprovecharemos el calor del horno, ahorrando al darle doble uso, sino que en el mismo tiempo se prepararán ambas cosas. Eso sí, tenemos que tener en cuenta que las patatas estarán listas en unos 20 minutos aproximadamente, por lo que será conveniente introducirlas en el horno más tarde que las costillas. Pero también podemos acompañar este plato con cualquier ensalada o simplemente con patatas fritas. Como véis se trata de una comida a la que prácticamente le pega cualquier cosa.

Su sencillez no solo está presente en la preparación, también la presentación de este plato es muy simple. No necesita muchos adornos para que sea atractivo, su color y jugosidad ya bastan para despertar el apetito y no digamos ya su aroma. Por ello al emplatar simplemente baño con una cucharada de la salsa y pongo una pequeña porción del acompañamiento elegido junto a estas.

Archivado en Carne, Cerdo, Costillas, Miel, Tomate frito, Tomillo
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion