Desayuno sin gluten: avena con yogur y frutas

Desayuno sin gluten: avena con yogur y frutas

COMPARTIR 0 TWITTEAR

avena

Antes de sumergirnos en las recetas, déjame recordarte que todas las que verás a continuación no contienen gluten. Comenzar una dieta sin gluten puede parecer un tanto complicado, pero realmente no tiene por qué serlo. La clave es concentrarse en todo lo que puedes comer y nutrir tu cuerpo con ingredientes saludables y nutritivos. Esa es la mejor forma de hacer feliz a tu organismo y a tu intestino. Con estas ideas de desayuno sin gluten te aseguro que no extrañarás el pan en lo mínimo.

La avena es una de las mejores opciones de desayuno saludables para disfrutar durante toda la semana. Honestamente es tan simple como mezclar un par de ingredientes en un frasco en la noche anterior, llevarlo al refrigerador y disfrutarlo a la mañana siguiente. No tienes que cocinar, hornear ni ensuciar platos por demás. Esta receta de avena es deliciosa y llena por sí sola, pero si deseas mejorarla, puedes agregar frutas, nueces, especias, semillas, mermelada y más.

Ingredientes para la avena base

  • ½ taza de avena antigua
  • ½ taza de leche
  • ¼ taza de yogur griego
  • 1 cucharada de semillas de chía
  • 1 cucharada de jarabe de arce

Elaboración paso a paso

1. Reúne todos los ingredientes para la avena base.

avena

2. Agrega todos los ingredientes en un frasco o en un tazón con tapa hermética y revuelve hasta que todo esté bien combinado.

avena

3. Deja en remojo durante al menos dos horas en el refrigerador o durante ocho horas. Esto le dará a la preparación una consistencia más cremosa.

avena

4. Cubre la avena con tus ingredientes preferidos y disfruta.

5. Si estás buscando hacer un lote más grande, duplica, triplica o cuadriplica la receta.

A tener en cuenta:

  • Copos de avena: asegúrate de usar copos de avena antigua para obtener una mejor textura y recuerda buscar una avena sin gluten si eres intolerante al gluten o celíaco.

  • Leche: si no eres intolerante a la lactosa, puedes usar leche de vaca o leche de origen vegetal como la leche de avena, de almendras, de coco, etcétera.

  • Yogur: un yogur griego o sin lácteos le proporcionará al desayuno una gran cremosidad, además de proteínas y un sabor sinigual.

  • Semillas de chía: estas semillas se gelificarán en la avena y la harán mucho más cremosa y espesa. Además, están repletas de beneficios para la salud.

  • Jarabe de arce: el jarabe de arce o la miel, son edulcorantes naturales. Siempre puedes agregar la cantidad indicada o un poco más o menos.

Beneficios de la avena para la salud

Un tazón templado de avena es una excelente opción cuando se trata de elegir opciones saludables para desayunar y esto es porque tiene proteínas, antioxidantes, fibra y una amplia gama de vitaminas y minerales que hacen a tu intestino feliz.

Si tienes problemas de digestión, no debes de preocuparte, dado que al remojar la avena durante dos horas como mínimo, estarás descomponiendo sus almidones y reduciendo el ácido fítico. Esto la hace fácil de digerir. Por otro lado, contiene una dosis alta de almidón resistente, un carbohidrato natural que aumenta la sensación de saciedad.

¿Cómo hacer que la avena sea emocionante?

Ahora viene la parte más divertida de esta guía de desayuno saludable: cobertura. Desde frutas hasta semillas, no hay una forma correcta o incorrecta de hacer avena. La creatividad es todo lo que se necesita. Así que cualquier cosa que desees agregar, puedes hacerlo. Aquí algunas ideas:

  • Fruta fresca: aprovecha las frutas que están de temporada como las fresas, los arándanos, las frambuesas, los melocotones, etcétera.

  • Frutos secos: las uvas pasas, los dátiles picados, las nueces picadas, las semillas de girasol, las semillas de cáñamo, las almendras, etcétera, le dan a la avena una textura masticable y un sabor delicioso.

  • Sabor extra: espolvorea la avena con hojuelas de coco o chocolate rallado, canela, nuez moscada, cardamomo, jengibre o cúrcuma. También puedes incorporar mantequilla de maní y proteína en polvo o colágeno en polvo.

6 sabores para tu avena

  • Pan de banana: agrégale a la avena ½ plátano machacado, 2 cucharadas de nueces picadas, ½ cucharadita de extracto de vainilla, ½ cucharadita de canela y una pizca de linaza molida.

  • Pera especiada: añade en tu frasco de avena ½ pera cortada en cubitos, una cucharada de nueces picadas, media cucharadita de canela y una pizca de nuez moscada.

  • Mermelada: mezcla la avena con dos cucharadas de mermelada de frambuesa, una cucharada de mantequilla de maní y una cucharadita de pistachos picados.

  • Piña colada: incorpora en la avena ¼ taza de piña en cubos pequeños, una cucharada de coco rallado, ¼ cucharadita de extracto de vainilla. Cuando prepares la avena, usa [leche de coco] (https://placeralplato.com/bebidas/alternativas-leche-origen-animal) en vez de leche de origen animal.

  • Pastel de zanahoria: agrega ¼ taza de zanahoria rallada, una cucharada de coco rallado, una cucharada de uvas pasas, ½ cucharadita de canela y ½ cucharadita de extracto de vainilla.

  • Proteínas y fresas: añade ¼ taza de fresa en cubos pequeños, una cucharada de proteína en polvo o colágeno en polvo, ½ cucharadita de extracto de vainilla y una cucharada de almendras fileteadas.

Ya sea que estés preparando una porción sola o el desayuno de varios días, es importante que sepas que el preparado base se mantendrá en perfecto estado en el refrigerador por hasta cuatro días.

Imágenes: desayuno-1 downshiftology

Archivado en Avena, Frutas, Yogur
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion