Especial fiestas infantiles: Receta de tarta de chocolate

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Un ingrediente para elaborar postres que nunca falla es el chocolate. Por eso la quinta y última entrega de nuestro especial sobre fiestas infantiles tiene como elemento principal este ingrediente. Una bomba de chocolate que no dejará a nadie indiferente, esta receta entrará seguro en vuestro recetario de tartas para ocasiones especiales. Tanto para niños como para adultos, hoy os contamos cómo elaborar esta suculenta tarta de chocolate.

Tarta chocolate destacada

Como última entrega de nuestro especial de fiestas infantiles os traemos un postre inolvidable. El nombre técnico de esta tarta es charlota de chocolate, pero yo prefiero llamarla bomba, debido a la alta cantidad de calorías que concentra.

Ésta ha sido la tarta de los cumpleaños de mi familia desde que yo tengo memoria, y por una buena razón. Su intenso sabor a chocolate sorprenderá a niños y adultos y por eso hoy la comparto con vosotros.

Habitualmente se recubre con bizcochos de soletilla, pero como en Suiza no he conseguido encontrarlos, he tenido que buscar una alternativa y esa es la razón por la que en esta receta uso bases de tarta, recortando una de ellas para forrar las paredes del molde.

Tiempo de elaboración: 30 minutos (y al menos 4 horas de frigorífico)

Dificultad: Media

Ingredientes:

  • 25 bizcochos de soletilla o 3 bases de tarta no muy gordas
  • 470 g de chocolate
  • 250 g de mantequilla
  • 5 huevos
  • 75 g de azúcar glas
  • 1 vaso de agua
  • 2 cucharadas de azúcar o ron (o similar)
  • 70 g de leche o nata
  • 2 cucharadas de miel
  • Sal

Elaboración paso a paso

  1. Ponemos 400 g de chocolate en trozos pequeños a derretir al baño maría. Para preparar el baño maría, debemos tener dos cazuelas de forma que una quepa dentro de la otra (una fuente resistente al calor también vale siempre que una buena parte quede dentro de la cazuela). Echamos agua en la más grande hasta que la pequeña quede casi flotando y echamos el chocolate dentro de la cazuela pequeña. Cuando esté completamente derretido, separamos del fuego y añadimos la mantequilla blanda poco a poco, removiendo bien para que se deshaga completamente.
  2. Separamos las yemas de las claras. Batimos las yemas con el azúcar glas hasta obtener una mezcla blanquecina y la incorporamos al chocolate, removiendo bien hasta que esté uniforme.
  3. Batimos las claras en un cuenco bien limpio con unas varillas hasta que estén a punto de nieve bien firme. Para que nos queden mejor, añadiremos una pizca de sal cuando empiecen a montar. Mezclamos poco a poco las claras montadas con el chocolate con movimientos envolventes para intentar que no pierdan el aire.
  4. Mezclamos el agua con el azúcar (o el ron si la tarta es para adultos) en un plato. Emborrachamos los bizcochos con este líquido y los utilizamos para forrar el molde. Es importante que no se deshagan, por lo que si usáis un fondo de tarta como yo (que es menos resistente) podéis ayudaros de una cuchara para echar la mezcla por encima del bizcocho en vez de sumergirlo. Los bizcochos de los laterales los colocaremos de forma vertical, o si usamos un fondo de tarta cortaremos piezas del tamaño del lado del molde y las encajaremos. Echamos todo el chocolate en el interior del molde. Por último, tapamos la tarta con bizcochos sin emborrachar, ya que ésta será la base cuando le demos la vuelta.
  5. Tapamos la tarta con papel de aluminio y ponemos encima un recipiente con peso que cubra toda la superficie de la tarta. Podemos usar un plato que quepa dentro del molde y poner encima algo pesado, como una botella de leche. Lo metemos al frigorífico al menos 4 horas.
  6. Desmoldamos la tarta dándole la vuelta. Si se ha pegado, podemos pasar un cuchillo sin punta por los bordes para separarla. Preparamos una cobertura de chocolate fundiendo al baño maría 70 g de chocolate con la leche o nata y dos cucharadas de miel o una de mantequilla. Cubrimos la tarta con el chocolate, procurando que quede uniforme.

A la mesa

Es la hora de decorar la tarta a nuestro gusto. Yo tenía unas bolas de chocolate y es lo que usé, pero en otras ocasiones la cubrí con lacasitos o galletas machacadas. Si es para un niño, podemos comprar una figura comestible de su dibujo favorito y con un poco de imaginación nos quedará una tarta que nunca olvidará.

Se puede servir nada más ponerle la cobertura y las sobras se conservan en el frigorífico varios días.

Y por último, ¡no os olvidéis de las velas!. Al tener tanta superficie podréis poner tantas cómo sean necesarias. ¿Qué tartas hacéis vosotros para los cumpleaños? No olvidéis mandarnos fotos de vuestras creaciones Facebook, Google + y Twitter.

Archivado en Azúcar, Charlota, Chocolate, Fiestas infantiles, Huevo, Leche, Mantequilla, Miel, Ron, Tarta
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion