Receta de salsa boloñesa, todo un clásico de la cocina italiana

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Si existe una salsa que no falta cuando hablamos de comida italiana esa es la salsa boloñesa. Acompañada de algún tipo de pasta, es quizás el plato más conocido de la cocina tradicional de este país. Su origen se encuentra en las comarcas cercanas a Bolonia, donde se utiliza principalmente para elaborar ragú con tallarines.

Salsa boloñesa sobre plato de spaghetti

Se trata de una salsa roja y espesa de carne ideal para acompañar a cualquier plato de pasta. Aunque tradicionalmente se emplea para bañar a diversas pastas, también podemos emplearlas como relleno para lasañas y canelones. Es una salsa que nos da mucho juego en la cocina y cuya preparación es realmente simple. Aunque originalmente se prepara usando tomates, nosotros vamos a acelerar el proceso utilizando tomate frito, lo cual reduce notablemente el tiempo de elaboración.

Tiempo de elaboración: 30 – 35 minutos

Dificultad: baja

Raciones: 2 personas

Ingredientes:

  • 250 g de carne picada de cerdo y vacuno
  • 1 zanahoria grande
  • 1 cebolla mediana
  • 2-3 dientes de ajo
  • 300 ml de tomate frito
  • Aceite
  • 1 vaso de vino blanco
  • Orégano

Elaboración paso a paso

  1. Lo primero será preparar los ingredientes. Para ello pelaremos el ajo y la cebolla y lo picaremos en brunoise. En el caso de la zanahoria podemos picarla en rodajas finas o si lo preferimos que no este tan presente en la salsa lo picaremos en daditos.

  2. En una sartén algo alta o una cazuela con unas cucharadas de aceite ponemos a dorar el ajo y la cebolla. Es conveniente que el recipiente que utilicemos para dorar los ingredientes sea alto porque iremos incorporando ingredientes y de este modo no se nos saldrá nada al mezclar con la cuchara.

  3. Cuando veamos que la cebolla empieza a transparentarse ligeramente incorporamos la zanahoria y dejamos que se saltee un poco.

  4. A continuación añadimos la carne picada, asegurándonos que queda bien desmenuzada y no se forman bolas grandes de carne. Para lograr que la carne quede suelta, mezclaremos de vez en cuando con la ayuda de una cuchara. De este modo la carne se irá dorando homogéneamente a la vez que nos quedará más suelta. Una vez este medio dorada añadiremos el vaso de vino blanco y dejamos que se cocine mientras se evapora el alcohol.

  5. Cuando veamos que la carne ya esta suelta y ha cambiado de color casi en su totalidad debido a la cocción, incorporaremos el tomate frito. Cubriremos todo bien con el tomate y añadiremos un poco de orégano, lo dejaremos que se cocine entre 8 y 10 minutos a fuego medio-bajo, la clave es que no se nos ponga a hervir sino que veamos burbujas en salsa.

A la mesa

Voilá ya tenemos nuestra rica salsa boloñesa para acompañar a nuestra pasta preferida. Esta receta como ya os comenté es una forma rápida de obtener una boloñesa interesante. Si sois de los que tenéis tiempo, bastará con que en lugar de tomate frito uséis tomates. El tiempo de elaboración se alargará pero sin duda notaréis el cambio, aunque si el tomate frito es casero no hay mucha diferencia.

Ahora os toca a vosotros poneros manos a la obra y elaborar vuestra salsa boloñesa para crear platos deliciosos. Y recordad que si queréis compartir vuestras dudas o ideas con nosotros tenéis vuestro espacio a continuación en el apartado de comentarios.

Archivado en Ajo, Boloñesa, Carne picada, Cerdo, Cocina Italiana, Ternera, Tomate frito, Zanahoria
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion