Salsa barbacoa para nuestras parrillas veraniegas

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Hoy voy a compartir con vosotros una receta de salsa barbacoa casera. Existen muchas variedades de esta salsa para distintos gustos, por lo que después de probarla podreis ajustar los ingredientes a vuestras preferencias. Con esta versión casera, que tiene un sabor agridulce muy intenso, conseguireis sorprender a vuestra familia y amigos en la próxima barbacoa.

Salsa barbacoa terminada La salsa barbacoa es fácil de preparar pero muy resultona. Tradicionalmente se usa con platos de carne, pero podemos dejar llevar nuestra imaginación y utilizarla con otro tipo de alimentos.

Esta receta está basada en la versión de Kansas city (la más común de esta salsa), pero con algunas variaciones que he introducido para ajustarla a mis preferencias. Por eso es importante ajustar los ingredientes dependiendo de vuestros gustos o del plato que vayamos a cocinar. Esencialmente podemos variar la cantidad de vinagre o de azúcar para hacerla más agria o más dulce, o usar salsa de tomate en vez de kétchup para hacerla más suave. El resto de ingredientes le aportan distintos matices. No os entretengo más, ¡nos ponemos manos a la obra!

Tiempo de elaboración: 30 minutos

Dificultad: Baja

Ingredientes:

  • 200 g de ketchup
  • 200 g de salsa de tomate frito (si es casero, mejor)
  • 75 g de azúcar moreno
  • 75 g de vinagre de vino tinto
  • 1 cucharada de salsa Worcestershire
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla pequeña o media grande
  • 1 cucharadita de pimentón
  • Tabasco
  • Media cucharadita de canela
  • Tomillo
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Elaboración paso a paso

  1. Picamos la cebolla y el ajo y los salteamos en la sartén con un poco de aceite hasta que la cebolla esté dorada.
  2. Añadimos el resto de ingredientes: la salsa de tomate, el ketchup, el azúcar moreno, el vinagre, la salsa Worcerstershire, la miel, la mantequilla, el pimentón, un golpe de tabasco, la canela, el tomillo, dos pizcas de sal y la pimienta
  3. Dejamos reducir a fuego lento, removiendo de vez en cuando, hasta que tenga la textura deseada.

Consejos

Esta salsa va genial con platos de carne, especialmente los cocinados a la parrilla, o simplemente como acompañamiento a unas patatas fritas. Podemos utilizarla tanto para marinar la carne, como para cocinarla (en este caso hay que tener cuidado de que no se nos queme por el azúcar que lleva, y utilizar una bandeja de aluminio si estamos cocinando en una barbacoa) y también podemos añadirla al final. No olvidéis que hay que guardar la salsa en el frigorífico, o congelarla si no la vais a utilizar durante mucho tiempo.

También podemos mezclarla con un poco de vino para cocinar pollo en el horno. Por último, no podemos olvidar la famosa pizza barbacoa, en la que utilizamos pollo y carne picada junto con esta salsa para hacer una pizza impresionante.

Sea como sea, estoy segura de que esta salsa ya no saldrá de vuestro recetario básico. ¿Qué platos cocinais vosotros con salsa barbacoa?

Archivado en Ajo, Azúcar, Barbacoa, Canela, Cebolla, Mantequilla, Miel, Pimentón, Salsa, Tabasco, Tomate, Vinagre
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs