Receta de guacamole, salsa de aguacate

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Hoy añadimos una salsa más a nuestro recetario. En este caso se trata del guacamole, una de las salsas mexicanas más conocidas. Con el aguacate como elemento principal, esta salsa tiene muchos usos, siendo algunos de los más comunes como salsa para tacos o para acompañar unos nachos. Seguro que ya habéis probado varias versiones de esta salsa, así que os animo a preparar la vuestra. ¡Empezamos!

Guacamole listo

El guacamole es una salsa mexicana a base de aguacate. Los usos más típicos de esta salsa son como acompañamiento de tacos u otras carnes o como entrante junto con unos nachos. También podemos usar nuestra imaginación y crear platos más originales que pueden incluir otros tipos de verduras o incluso marisco.

Dependiendo del uso que le queramos dar y de nuestro propio gusto podemos realizar distintas variantes de esta salsa. Por ejemplo, la receta original no lleva tomate. Además, podemos variar las especias o el tipo de chile, o añadir pimiento. Es importante probar el guacamole en cada paso de la receta para corregir el sabor.

Tiempo de elaboración: 15 minutos

Dificultad: Baja

Ingredientes:

  • 1 aguacate
  • 1 tomate
  • 1 cebolla pequeña (o media grande)
  • 1 chile
  • Cilantro
  • Cebollino (opcional)
  • Unas gotas de limón o lima
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración paso a paso

  1. Sacamos la carne del aguacate y la echamos en una fuente. Cortamos el tomate en cuadraditos y lo mezclamos con el aguacate con la ayuda de un tenedor.
  2. Cortamos la cebolla en brunoise (muy picada) y la añadimos a la mezcla.
  3. Quitamos las pepitas del chile para que el guacamole no sea demasiado picante. Para ello lo frotamos bien con las manos, hacemos un pequeño agujero en un extremo y presionamos hasta que salgan. Cortamos el chile a lo largo, eliminamos las pepitas que queden, lo picamos y lo añadimos a la fuente.
  4. Picamos el cilantro y el cebollino (podemos dejar un poco para decorar) y lo echamos en el guacamole, junto con la sal, la pimienta, y unas gotas de limón o lima. Removemos todo bien, probamos y ajustamos en caso de que nos falte algún ingrediente.

A la mesa

Dependiendo de lo que queramos hacer con esta salsa podemos dejarla con trozos o batirla para obtener una salsa más fina. En la foto podéis ver las dos opciones, la de la izquierda mezclada simplemente con un tenedor y la de la derecha está batida. Os recomiendo que probéis las dos opciones y escojáis la que más os guste para cada ocasión.

Si no vamos a usar el guacamole inmediatamente, podemos guardarlo en el frigorífico tapado con film que toque toda la superficie de la salsa para evitar la oxidación. En cualquier caso no durará mucho, así que os recomiendo hacer la cantidad necesaria para cada vez.

¿Cómo hacéis el guacamole? ¿Tenéis alguna receta que use esta salsa? No dudéis en dejarnos vuestros comentarios y compartir vuestras fotos y recetas con nosotros en Facebook, Google + y Twitter.

Archivado en Aguacate, Cebolla, Chile, Cilantro, Guacamole, Limón, Pimienta negra, Tomate
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion