Receta de Profiteroles, Pasta Choux rellena

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Seguro que más de una vez habéis comido profiteroles o también conocidos como petitsús, normalmente rellenos de ingredientes dulces aunque a veces lo podemos encontrar con ingredientes salados como el queso. La causante de que disfrutemos de esta rica elaboración es la Pasta Choux, esta pasta está catalogada dentro de las masas básicas de la cocina.

El origen de la Pasta Choux se le atribuye a Panterelli en 1540, cocinero de Caterina Medeci esposa de Enrique II. Panterelli inventó una pasta caliente de seco aspecto para elaborar un pastel, se le denominaría como Pâte a Panterelli. Con los años la receta fue evolucionando, hasta que a mediados del siglo XVIII un pastelero llamado Avance la perfeccionó y de ahí salieron las lionesas (choux buns). A partir de entonces se le acuña el término Pasta choux.

Pasta Choux en francés significa pasta desecha, Antoine Careme el reconocido pastelero francés del siglo XIX, hizo una de las últimas modificaciones a la receta.

PROFITEROLES PRINCIPAL

Entre las elaboraciones más famosas de esta masa, nos encontramos con:

  • Eclairs: Cocidos al horno, de forma alargada, glaseados y rellenos.
  • Profiteroles: Como los eclairs pero más pequeños y redondos.
  • Chouquettes: Pequeños y redondos, glaseados o espolvoreados con azúcar pero sin relleno.
  • Paris Brest: Roscón de pasta choux relleno.
  • Pest de Nonne: Pequeños buñuelos de pasta choux fritos.

A continuación, podéis disfrutar de una receta muy entretenida, ya que una vez que tengáis la Pasta Choux horneada en este caso aplicada a los profiteroles, podéis dar rienda suelta a vuestra imaginación y rellenarlos y glasearlos con lo que más os guste o penséis que va a sorprender a vuestros invitados.

Tiempo de elaboración: 2´5 – 3 horas.

Dificultad: Media

Ingredientes (30/40 unidades)

Pasta Choux

  • 125 ml leche
  • 125 ml agua
  • 125 g mantequilla
  • 250 g harina
  • 5 huevos
  • Sal

Crema al agua

  • 500 ml agua
  • 325 azúcar
  • 220 g harina
  • Vainillina o azúcar vainillado (si vamos a utilizar este azúcar en vez de vainillina, sustituir una parte del azúcar normal por vainillado)
  • Colorante

Glaseado de azúcar

  • ½ Vaso de azúcar glas
  • Gotas de zumo de limón
  • 1 cucharada de leche

Elaboración paso a paso

  1. Llevamos a ebullición la leche con el agua, junto a una rama de canela, cáscara de limón y naranja, (quitándole siempre la parte blanca de la cáscara para que no amargue), tapamos el cazo una media hora para que infusionen bien los ingredientes y así dejamos enfriar.

  2. Ponemos el cazo a fuego y derretimos la mantequilla.

  3. Vamos añadiendo la harina poco a poco en el fuego sin dejar de mover, hasta que la masa se despegue de los bordes del cazo y cambie de textura. Finalmente dejaremos enfriar. Con la masa a temperatura ambiente para que no se cuezan los huevos añadir uno a uno, siempre que el último añadido esté totalmente integrado en la masa.

  4. Horneamos la masa en pequeñas porciones a 200º durante 10 minutos. Muy importante no abrir el horno en ningún momento ya que si lo hacemos la masa bajará y no conseguiremos que el profiterol tenga ese volumen que buscamos.

  5. Crema al agua: Ponemos en un cazo todo el agua con la mitad del azúcar y llevamos a ebullición. Bajamos la temperatura a la mitad y añadimos la harina junto a la otra mitad del azúcar y el colorante poco a poco. Nunca dejamos de mover, veremos que la crema va espesando y cambiando de textura. Una vez haya hervido y veamos que todos los ingredientes están integrados, retiramos y la dejamos enfriar.

  6. Rellenamos y glaseamos. Glaseado de azúcar: solo hay que juntar todos los ingredientes en un bol y mezclar bien, cuando el glaseado enfríe cambiara de textura y se solidificará.

A la mesa

En esta receta he utilizado como relleno la crema al agua. Es una crema que se utiliza mucho en verano ya que sustituye a la crema inglesa o crema pastelera, debido a que estas contienen huevo y con el calor hay peligro de que se pongan malas rápidamente.

Podéis rellenar los profiteroles de lo que más os guste, nata, trufa, chocolate… así como elegir el glaseado que más os apetezca. Al glaseado de azúcar le podéis añadir colorantes alimenticios y podeís hacer los profiteroles de colores, es una buena idea para cualquier celebración y dar colorido. Si vais a montar nata en una batidora para rellenarlos, os recomiendo que esté muy fría así montará antes y si montáis nata a mano, colocar debajo del bol donde la vais a montar otro bol con hielos y agua fría.

Espero que os hayan gustado estos consejos culinarios así como la receta y su historia. ¿Qué relleno dulce os gusta más? ¿Haríais los profiteroles salados? A continuación podéis dejar vuestros comentarios, ¡os esperamos!

Petits Fours para tod@s!!

Archivado en Azúcar, Crema al agua, Glaseado, Harina, Huevos, Leche, Mantequilla, Merienda, Pasta Choux, Profiteroles, Receta básica
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs