Receta de albóndigas con salsa de tomate y ron

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Llega la hora de preparar un plato que será la delicia de los carnívoros de la casa. Hoy os traemos mi particular receta de albóndigas con salsa de tomate y ron. No os preocupéis si tenéis niños en casa, también es una receta para ellos, pues el ron simplemente le aportará un toque especial a la salsa. ¿Nos ponemos a preparar bolitas? Triunfaréis seguro con esta receta.

Albóndigas con salsa de tomate y ron

Las albóndigas son un clásico de la cocina de nuestras madres, pero en cada casa la salsa que las acompaña tiene su particular estilo. En mi caso la mía lleva ron y fue fruto de experimentar con lo que tenía por casa. A falta de vino (un ingrediente muy común para la elaboración de salsas) acudí en busca de alguna bebida con alcohol que encajara con mi receta. Al final un vaso de ron aportó un toque especial a esta sencilla salsa y se ha convertido en mi preferida para acompañar a mis albóndigas.

El ingrediente fundamental para este plato es la carne. Trabajaremos con dos tipos de carne, la de cerdo (que aportará jugosidad, ya que es más grasa) y la de ternera (que añadirá un sabor más sofisticado). Podéis encontrar en cualquier supermercado preparados de carne a base de estas dos carnes, pero si queréis que vuestras albóndigas sean espectaculares, pedirles a vuestro carnicero de confianza que os prepare esta mezcla eligiendo vosotros mismos los trozos de carne a triturar.

Dificultad: Media

Tiempo de elaboración: 1 hora 30 minutos

Ingredientes

Para las albóndigas:

  • 500 g de carne picada (250 g de cerdo y 250 g de ternera)
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Eneldo
  • 1 cucharada de queso en crema para untar
  • 1/2 vaso de leche
  • 4 cucharadas de harina
  • Aceite de oliva

Para la salsa:

  • 1 vaso de ron
  • 1 vaso de tomate frito
  • 1/2 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • Orégano
  • Aceite de oliva

Elaboración paso a paso

Elaboración de la salsa:

  1. Picamos el ajo en láminas y la cebolla en trozos pequeños y sofreímos ligeramente.
  2. En cuanto la cebolla ya empiece a estar transparente añadimos el tomate frito y mezclamos.
  3. Para incrementar el sabor le añadiremos orégano al gusto y dejamos cocer unos minutos.
  4. Tras unos minutos incorporamos el ron y dejamos que hierva para que se evapore el alcohol.
  5. A continuación dejamos a fuego lento que la salsa se reduzca, mezclando de vez en cuando con una cuchara de madera.

Elaboración de las albóndigas:

  1. En un bol grande para poder mezclar cómodamente incorporamos la carne picada junto con un huevo batido, una cucharada de queso para untar y el medio vaso de leche. Lo mezclamos hasta que todos los ingredientes formen una pasta homogénea y añadimos poco a poco el pan rallado, hasta que tengamos una masa consistente que se despegue de las paredes del bol.
  2. Una vez lista la masa llega la hora de mancharnos las manos. Con la ayuda de una cuchara cogemos porciones de carne y hacemos pequeñas bolas (del tamaño que más os guste), en nuestro caso como pelotas de golf.
  3. A continuación pasamos las albóndigas por huevo y luego por harina. Es importante que toda la albóndiga quede bien enharinada pues esto ayudará a que mantenga la forma a la hora de freírla. Con una capa fina de harina será suficiente.
  4. Una vez completado el paso anterior, freímos las albóndigas teniendo en cuenta que se terminaran de cocinar en su salsa, por lo que las dejaremos ha medio hacer. De este modo luego nos quedarán jugosas por dentro y ligeramente crujientes por fuera.
  5. Una vez fritas, las añadimos a la salsa mezclando las albóndigas con ella para que coja el sabor. Las dejaremos entre diez y quince minutos a fuego medio. De este modo se terminarán de cocinar y absorberán el sabor de la salsa. No debemos olvidar de mezclar de vez en cuando para girar las albóndigas y evitar que se peguen al fondo.

A la mesa

Llega la hora de disfrutar hincando el diente a una de nuestras albóndigas. La presentación es muy simple, bastará con que llenemos una fuente con las albóndigas y pongamos la salsa por encima. Cada comensal podrá servirse las que desee y seguro que querrá repetir.

Para acompañar estas ricas albóndigas podemos simplemente preparar unas patatas fritas o si queremos que el acompañamiento sea más ligero, elegiremos una ensalada. Sin duda la estrella serán las albóndigas, pero un buen acompañamiento con verduras hará este plato más equilibrado.

¿Cómo preparáis en casa las albóndigas? ¿Usarías otra salsa? ¿Os gusta que las albóndigas sean más pequeñas? Recordad que para todo lo que queráis compartir con nosotros tenéis el apartado de comentarios, donde podréis preguntarnos o compartir vuestras ideas o experiencias con este plato.

Archivado en Albóndigas, Carne de cerdo, Carne de ternera, Carne picada, Cebolla, Eneldo, Huevos, Pan rallado, Queso crema, Ron, Tomate frito
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion